Archive for category: cultural

Depresión despúes de las fiestas navideñas

¿Depresión después de la Navidad y el Año Nuevo?
Es un tema interesante ya que siempre pensamos que las fiestas navideñas unicamente traen felicidad y alegría. Después de que pasamos días alegres, que celebramos en familia, que hubo buenos sentimientos, regalos, cena especial y festividades; pero no para todos es igual, algunos vivimos lejos de la familia y estos días nos llenan de nostalgía.

En esta época del año, muchas personas hacen un balance de todas las cosas que se han hecho a lo largo del año pasado y lo que esperan hacer a lo largo de este año, y en personas con bajo nivel de ánimo, todo esto constituye una situación desequilibrante, principalmente en aquellas personas que son propensas a la depresión y si ha esto le agregamos que después de las fiestas nos excedimos en los gastos y que vamos a tardarnos mucho pagando las cuentas, la depresión de acentúa y se profundiza al iniciar el nuevo año.

Para hablar de una situación depresiva debe cumplir con todas las carcterísticas de una depresión común, la persona se encuentra triste y melancólica durante y después de las fiestas de navidad y año nuevo, tiene una visión negativa de lo que la rodea y cualquier actividad le resultará complicada de llevar a cabo.

Factores principales
Los factores principales que llevan a estas personas a sentirse así, pueden ser los siguientes:

 Recuerdos de seres queridos, personas que han muerto o que se encuentran lejos con los cuales no se puedo compartir estas fechas. Puesto que estas vivencias no se pudieron repetir, el pensamiento será negativo hacia esa situación y la persona afectada no tiene ganas de nada. Está focalizando toda su atención en ese acontecimiento o en la persona o personas que faltaron y no es capaz de ver el resto del ambiente, como otros familiares que sí estuvieron presentes, o que tuvieron otras situaciones buenas y positivas, etc.

 Paralelo a lo anterior aparecen recuerdos de acontecimientos pasados vividos en estas fiestas o a lo largo del año pasado que fueron negativos y que ahora salen a relucir para demostrar lo mal que lo hemos pasado o lo desdichados que hemos sido. Es una forma de rememorar el pasado pero que solo sirve para ensuciar el presente.

 Las personas que se encuentra lejos de casa, viviendo o trabajando en otras ciudades y que no tuvieron la posibilidad de volver a casa en estas fechas pueden desarrollar este trastorno. Igualmente es una forma negativa de vivir una realidad, eligen pensar en negativo cuando podían hacerlo en positivo.

 Algunas personas se dejaron llevar por la publicidad y por el espíritu de la fiesta de navidad y año nuevo que trataron de vendernos por todas partes. La idea de felicidad que aparece en los medios de comunicación no tiene nada que ver con la realidad que viven muchas familias con problemas, ya sean económicos, personales, laborales, de pareja , etc.. Compras excesivas para ganarnos el aprecio de nuestros seres queridos.

 La falta de recursos económicos ha sido una gran traba en estas fechas. El hecho de no haber podido comprar regalos a todos nuestros seres queridos o de no haber tenido una buena cena o fiesta de fin de año ayudará a la persona negativa a refugiarse en sus pensamientos y a autocriticarse de manera negativa.
Recuerda que es importante disfrutar tu día a día. Ánimo que es el inicio de un nuevo año, nosotros te deseamos lo mejor, recuerda que los pensamientos positivos son y serán tu mejor aliado en la vida.

20140108-161013.jpg

Cinco tipos de patrones en las relaciones entre padres e [email protected]

Dependencia
En algunas familias, los [email protected] adultos son económicamente dependientes de sus padres debido a los estudios u otros motivos a corto plazo. Como resultado, los padres y sus hijos adultos deben seguir relacionados como padres e [email protected] en lugar de ser dos adultos iguales. Los [email protected] adultos también pueden ser continuamente dependientes de sus padres debido a razones de salud mental. Los padres que envejecen también se pueden volver dependientes de sus [email protected] adultos. La voluntad de los [email protected] para cuidar a sus padres depende en gran medida de la percepción que tienen de sus padres o de su sentido del deber personal.

Igualitario
La relación entre padre e [email protected] puede crecer de manera igualitaria a medida que el [email protected] llega a la edad adulta. En una relación igualitaria, los padres tratan y ven a sus [email protected] como iguales a pesar de la diferencia de años de experiencia. Los padres reconocen que sus [email protected] no sólo son libres para tomar sus propias decisiones, sino que tienen sus propias experiencias de vida que contribuyen a enriquecer la relación que hay entre ellos. En este patrón de relación, los padres pueden ver a sus hijos adultos como amigos además de ser sus progenitores.

Separado
La separación puede deberse a varias razones. Los padres que han abusado de sus [email protected] pueden esperar que sus [email protected] ya no les deseen hablar en la etapa de adultos. De la misma forma, los padres pueden apartarse de sus [email protected] debido a desacuerdos o debido a conductas destructivas tales como la drogadicción.

Manipulador
Si se establece un patrón de manipulación durante la infancia, puede continuar en la adultez. Las técnicas de manipulación pueden incluir hacer sentir mal al otro, rechazo, mentiras, negación de la realidad o tener una crisis personal cuando ocurre un cambio en la familia. Aunque la relación manipuladora puede causar rupturas frecuentes en el lazo entre el padre e [email protected] adulto, mantiene a los dos en un patrón de relación. Las relaciones manipuladoras pueden crear tensión en los lazos de relación con sus semejantes.

Infantilizar
En algunas relaciones entre padres e [email protected], los padres se niegan a dejar crecer a sus [email protected] El padre puede comportarse de una manera que no reconoce el crecimiento del [email protected] hacia la adultez. Un ejemplo de dicho comportamiento incluye la expectativa del padre a que su [email protected] haga y se apegue a lo que dice y a sus valores. Otro ejemplo puede ser un padre que se niega a aceptar la madurez, y por lo tanto, no puede reconocer la adultez de su [email protected] El [email protected] adulto puede, como resultado, identificarse mejor con juguetes, gustos y apegos de la niñez que con juguetes, gustos y apegos descubiertos en la adultez.

20130820-112735.jpg